jueves, 25 de febrero de 2021

Apuestas deportivas: el lado positivo de un sano entretenimiento

El mercado nacional se ha multiplicado casi por 2,5 veces entre 2012 y 2017

El mundo de las apuestas deportivas está de continuo en los medios, y no precisamente por asuntos positivos. La proliferación de locales de apuestas, así como los problemas derivados del mal uso de ellas, hace que la sensación de negatividad sea muy alta. Sin embargo, hay que tener presente que las apuestas deportivas son un entretenimiento más del que disponemos en nuestra sociedad. Gracias a las mejores casas de apuesta, podemos realizar nuestros pronósticos a la vez que pasamos un rato entretenido. Y si de paso, nos embolsamos un beneficio económico mucho mejor.


Para comenzar, la parte positiva. Apostar es algo innato a nosotros y lo hemos hecho incluso desde pequeños. ¿Quién no se ha jugado unas canicas cuando tenía siete años? O incluso se ha jugado el postre con su hermano, al que retábamos para que realizara algo que pensábamos imposible. Apostar es algo inherente al ser humano, y ahora lo tenemos más sencillo que nunca y al alcance de la mano.


Apuestas


No en vano, el sector del juego online en nuestro país tuvo unos márgenes de 749 millones de euros en 2019, un 7,15% más respecto a 2018, según el último informe sobre el sector del juego online de la Dirección General de Ordenación del Juego del Gobierno de España, del que se hizo eco Europa Press Data. Por otra parte, el mercado nacional de las apuestas deportivas se ha multiplicado casi por 2,5 veces entre 2012 y 2017. Hablamos de pasar de 303, millones de euros, descontado el dinero en premios a alcanzar 742 millones. Los datos son del Anuario del Juego en España 2018, elaborado por la Universidad Carlos III de Madrid y una conocida casa de apuestas.


Pero también existe una negativa. Por ejemplo, cuando las apuestas se convierten en una necesidad y toman el control sobre el intelecto, estamos hablando de algo con un efecto devastador. Llegados a este punto, no se convierte en diversión y no es algo que resulte positivo, es haber perdido el control. Y si ocurre, hemos de requerir algún tipo de ayuda.


Si hacemos un poco de historia, la tradición de las casas de apuestas viene desde Inglaterra, cuando el gobierno decidió legalizar las apuestas deportivas con una ley de juego en 1845, tal y como podemos leer en la web redhistoria.com. Durante todo el siglo XX, en este país se ha fomentado una cultura del juego orientada a las apuestas deportivas. Cuando se va al pub a tomar una cerveza, se suele realizar algún pronóstico con un sano fin de entretenimiento, nada más. En suma, mantener un poco la honra y llevarse algunas libras a la cartera, nunca pretender hacerse rico.


En nuestro caso, hemos conseguido transportar ese modelo de apuestas y llevarlo hasta nuestras ciudades, ya sea en forma de locales o bien mediante Internet. España es un país con una gran tradición deportiva, de hecho, su liga fútbol, LaLiga, está considerada como una de las mejores del mundo. Ello da pie a que los aficionados puedan apostar en cada partido, siempre teniendo un objetivo sano y de puro entretenimiento. Porque apostar también es un ritual, y cada uno tiene el suyo. Pensamos en nuestro pronóstico, lo analizamos según algún tipo de criterio. Vemos las cuotas y tenemos como presupuesto prefijado para realizar la puesta. Bastará con lanzarla y esperar para ver si nuestro pronóstico ha sido o no acertado.


En caso negativo, no pasa nada, ya que se trata simplemente de un juego. Si acertamos, ya no solo hay un pellizco económico que podremos recoger y que hay que reconocer que nunca viene mal, si no que obtenemos una satisfacción muy grande y que puede suponer una gran alegría. Si lo que nos gusta es, además, apostar con algunas personas más, por ejemplo, con amigos, en estos casos la alegría se comparte.


Además, hay muchas maneras de hacer el juego algo placentero y bastante más seguro. Por ejemplo, si queremos iniciarnos en las apuestas deportivas y no somos muy conocedores del tema, siempre podemos recurrir a alguien que sepa más que nosotros. Existe la figura de los tipsters, que son personas que ofrecen sus servicios de manera gratuita o pagando, y que destacan por su alto índice de aciertos. Así minimizamos de manera notable las pérdidas.


Consejos

Hay factores que debemos tener en cuenta para que las apuestas sea algo positivo. Por ejemplo, tener asignado de manera semanal un presupuesto para ellas y llevarlo a rajatabla. Eso nos ayudará a no perder el control sobre nuestro capital. Igualmente, siempre es conveniente realizar nuestras apuestas deportivas cuando nos encontremos en buenas condiciones. A la hora de apostar no valen las corazonadas, sino que debemos actuar con plenitud de facultades. Recuerda, el juego jamás es una obligación, es un puro entretenimiento.


Cuando vemos que estamos realizando algún tipo de apuesta sin mucho sentido, lo mejor es tener la mente fría y dejarlo para otro momento. Apuestas por entretenerte, nunca por obligación. Y es que las apuestas deportivas pueden resultar bastante entretenidas, ya que gracias a ella estaremos al tanto de la actualidad deportiva. En Internet existen muchísimos grupos gracias a los cuales se realizan pronósticos certeros, se debate y se intercambian opiniones. Las apuestas deportivas llaman la atención de los usuarios, y haciendo de ellas un entretenimiento más suponen una forma de pasar el tiempo muy sana.


Para que tu experiencia sea totalmente positiva, recurrir siempre a las mejores casas de apuestas que tienes a tu disposición en Internet. Son siempre una buena garantía ya que te ofrecerán los deportes que son de tu interés y podrás recoger los premios de manera rápida y sin complicaciones. Un juego seguro es siempre un juego sano y que nos divierte.


Imagen: Pixabay.

Más noticias
Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España