viernes, 21 de enero de 2022

​El PP de Barcelona sigue roto, pero está en juego conservar, al menos, 12 nóminas en el Ayuntamiento por valor de 584.000 euros brutos anuales

El Grupo Municipal que lidera Josep Bou tiene dos concejales, siete asesores y tres consejeros de distrito

@carlestorrijos

Las peleas internas en los partidos políticos son un mal negocio que se acaba pagando en las urnas. Unos pobres resultados electorales provocan menos representación, menos cuotas de poder, menos cargos electos y de libre designación, menos subvenciones y, en definitiva, despidos y hasta cambios de sede para ajustar un presupuesto menguante que soporte alquileres y gastos corrientes fijos. Le pasó al PP de la ciudad de Valencia en 2015, pero es un clásico cuando una formación se da un batacazo en unos comicios y se desangra, como el PP de Pablo Casado de 2016 o el Ciudadanos de Inés Arrimadas en las catalanas de este año.


El culebrón ahora no pasa por el PP de Ayuso y Almeida y las tensiones con 'Génova'. Hablamos de un PP más residual, que ha ido reduciendo su presencia en la segunda ciudad más importante de España. El Partido Popular de Barcelona es la última fuerza (la sexta) con representación en el consistorio tras los pésimos resultados de 2019. No obstante, durante dos décadas consecutivas, entre 1991 y 2011, conservó una meritoria tercera posición, con una cosecha de concejales que osciló entre los cuatro y los nueve. Pero ¿qué ha pasado ahora?


Josep Bou

Josep Bou (Twitter).


Actualmente, el PP de Barcelona sigue fracturado a menos de dos años de las próximas elecciones municipales. Y hay un riesgo evidente de no obtener representación en el consistorio de la Ciudad Condal. En juego, conservar, al menos, dos concejales, siete cargos eventuales y otros tres consejeros de distrito. En total, 12 nóminas que suman 584.283 euros brutos anuales en sueldos públicos al año. Según publicó Economía Digital, los conservadores no tienen un candidato claro, las bases y el grupo municipal está dividido y los críticos al actual concejal portavoz, Josep Bou, tratan de echarlo tras labrarse “muchas enemistades”. Mientras, sus defensores sostienen que es un verso libre, un outsider de la política.


En este sentido, cabe recordar que Bou procede de la empresa privada, concretamente del sector de la panadería, y paga 90 nóminas todos los meses. La crisis viene de lejos, pero los ‘equilibrios’ saltaron por los aires cuando Bou pretendió organizar su equipo de confianza y ordenó cesar a dos consejeros de distrito y al anterior jefe de Prensa. Además, también destituyó al jefe de Gabinete de Alejandro Fernández, Eduardo Bolaños, recolocado más tarde como único asesor del Grupo Mixto en el Parlament de Cataluña. Recuerda que Fernández es la cabeza visible del PP a nivel autonómico. El año pasado cobró 87.494 euros brutos y 23.694 euros de indemnización como diputado y miembro de la Junta de Portavoces de la cámara legislativa catalana.


Los que defienden los cambios de Bou sostienen, según fuentes del PP que cita este digital, que el partido está secuestrado por una “camarilla mafiosa” que “controla el partido”, aunque otras informaciones explican que la situación ha mejorado respecto del inicio del mandato, donde no existía casi comunicación.


Grupo Municipal

El Partido Popular tiene dos concejales en el Ayuntamiento de Barcelona. Bou, que es presidente del grupo y concejal del distrito de Nou Barris, percibe una retribución de 78.710 euros anuales. Son 14 pagas de 5.622 euros. Cobra más que un ministro. Pero es curioso que el concejal del distrito de Sarrià-Sant Gervasi, Óscar Ramírez, cobre más. Exactamente, 84.532 euros, casi como el presidente del Gobierno de España. Este año, Pedro Sánchez terminará el año con 85.845 euros en 12 pagas de 7.070 euros.


Además, el Grupo dispone de siete asesores o eventuales. Uno del nivel 2, con una retribución de 68.639 euros anuales; dos de nivel 4, que perciben 55.691 euros cada uno; dos de nivel 5, con un salario de 49.986 euros; y dos de nivel 3, con un sueldo de 26.413 euros.


Desgraciadamente, el Portal de Transparencia del Ayuntamiento de Barcelona no facilita el currículum de todos los asesores. Además de Bou y Ramírez, también son consejeros de distrito Irene Pardo y Antonio Verdera que ingresan 32.250 euros anuales cada uno. Por último, el “consejero coordinador general”, Javier Barreña cobra 47.000 euros.

Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España